sábado, 18 de abril de 2015

UNA CUARESMA MUY SELECTIVA

    Para todo aquel que conozca mínimamente la actividad de las Hermandades de Sevilla, sabrá que cuando no es cuaresma, es tiempo de glorias, y cuando no es tiempo de glorias ni cuaresma, es decir, ese pequeño espacio temporal baldío entre ambas fechas, es precuaresma, y si todavía no se queda uno saciado, súmense todas las salidas extraordinarias de la capital y su provincia incluso.

    La intensidad, o la jartura con la que se llega a vivir cada culto, cada salida procesional en tiempo de gloria, cada Via Crucis, Rosario de la Aurora...todo lo que suponga encender un cirio y mover una imagen en ésta ciudad supone movilizar a cientos de personas que a veces, mas parecieran que acuden a los cultos por idolatría que por devoción. Kofrades (algunos) con K de Kani a los que le preocupa mas las flores que lleve su Virgen o las marchas que le toquen a su Cristo que conocer el verdadero significado del culto que organiza su Cofradía. Culto del que seguramente se marchen antes de tiempo no sin antes haber tomado las fotos oportunas con su móvil para publicarlas en las redes sociales, con los hastags y menciones oportunas, diciendo en 140 caracteres lo mucho que quiere a sus titulares.

    Digo ésto porque cada vez veo menos educación y respeto en este tipo de actos públicos. Por desgracia no me resulta raro escuchar delante de un paso lo bien o mal que jugó tal  o cual equipo, o ver integrantes de un cortejo comprobar su móvil con una mano y el cirio en otra, y por supuesto no puede faltar el grupo de amigos haciendo corrillo en torno al acólito...actitudes que me gusta cada vez menos ver.

    Por eso, cada vez voy siendo mas selectivo a la hora de ir a ver y fotografiar este tipo de cultos internos o externos. Me gusta tanto todo esto, que quiero que me merezca la pena vivirlo.




























viernes, 17 de abril de 2015

MARATON DE SEVILLA 2015

    "Correr es de cobardes" dicen los valientes desde la comodidad de su sofá.

    El pasado 22 de Febrero, miles de cobardes se hicieron dueños de las calles de Sevilla para recorrer los 42 kilómetros y 195 metros que suma esta carrera. Una verdadera fiesta del deporte, que he tenido la suerte de poder vivir desde dentro, sumar todos esos kilómetros en mis piernas y poder decir al final: "Yo he corrido una maratón".

    Poder disfrutar de este día detrás de la cámara es también un lujo...poder captar todas las sensaciones, la superación personal, el esfuerzo y las emociones que están a flor de piel en las caras de muchos de los corredores...los momentos previos llenos de nervios, de inquietud y de miedo incluso...la lucha contra la fatiga en los kilómetros finales...y las lágrimas y las sonrisas de aquellos que consiguen cruzar la línea.
















WE LOVE FLAMENCO 2015

    Toca ponerse a resumir. Este año, de nuevo he estado en la pasarela de moda We Love Flamenco, que se celebra en el Hotel Alfonso XII. Un entorno prácticamente inmejorable para un desfile. 

    Este año, gracias a la confianza de Angela y Adela del Taller de Diseño, Raquel Terán y Pitusa Gasul, no he faltado a la cita. Era una cita especial que no quería perderme porque significaba cerrar un ciclo imaginario. En ciclo que comencé el pasado año en este mismo desfile, cuando apenas había comenzado a intentar dedicarme profesionalmente a la fotografía, tras muchos empujones y ánimos, y We Love Flamenco 2014 fue mi primera gran prueba de fuego. Contar con la confianza de algún diseñador para volver a ir éste año suponía haber hecho las cosas bien. 

    Avanzar cuesta mucho, aspirar a más desde la humildad, ofrecer el mejor trato y los mejores resultados y estar siempre en constante evolución en este trabajo es la única respuesta a la pregunta ¿qué debo hacer para mantenerme vivo en esta profesión? Nadie dijo que fuera fácil, ni yo me imaginaba que lo fuese. Tomar las decisiones adecuadas, rodearse de la gente apropiada y mucha constancia espero que sean los tres ingredientes que me permitan de nuevo volver a ésta pasarela en 2016.